Consejos prácticos para bailar sin cansarte

From the Blog

Consejos prácticos para bailar sin cansarte

Si comenzaste a tomar clases de baile y notás que no estás mejorando, entonces quizás el problema se deba a una mala condición física general.

En el siguiente artículo te brindo algunos consejos que podés poner en práctica para bailar sin cansarte y mejorar tu nivel de baile tomando como ejemplo La Salsa pero que lo podés transpolar a otros estilos que practiques ya que los fundamentos son similares.

Las clases de salsa ¿son una actividad de resistencia aeróbica o anaeróbica?

La resistencia en términos generales, es la capacidad de sostener un esfuerzo eficazmente el mayor tiempo posible; esfuerzo no menor a tres minutos.

Cuando el trabajo al que sometés a tu organismo no es muy intenso (menor a las 140 pulsaciones por minuto) y la fuerza que tienen que hacer tus piernas en cada movimiento no te representa un gran esfuerzo, por ende podés mantener esa actividad un tiempo considerable, se la considera una actividad de resistencia aeróbica.

Mientras que cuando las pulsaciones superan esos 140 latidos por minuto y la fuerza que implica esa actividad es muy intensa para tus piernas entonces la actividad pasa a ser de resistencia anaróbica y no podrás mantenerla por mucho tiempo.

En base a esta explicación y respondiendo a la pregunta inicial, las clases de salsa, en su mayoría, debemos considerarlas como una actividad de resistencia aeróbica ya que duran alrededor de una hora (y aunque haya pausas durante la misma es casi una actividad continua).

Aclaro “en su mayoría” ya que no me estoy refiriendo a clases donde la velocidad de los temas musicales es extremadamente rápida sino a las clases que toman la mayoría de las personas interesadas en aprender a bailar esta disciplina artística.

De todas maneras lo que explico a continuación sirve para todos los bailadores sin importar su nivel.

Pero ahora empieza lo divertido…

Que sea una actividad aeróbica no implica que todos los bailadores la perciban como tal y esto se debe principalmente a su deteriorada condición física general.

¿Y cómo es esto?

Sencillo, un bajo desarrollo de tu sistema cardiorespiratorio (capacidad aeróbica), una carencia en tus niveles de fuerza (principalmente de piernas como motor principal de la actividad) y una pobre flexibilidad harán que un mínimo esfuerzo que debería ser aeróbico sea percibido como muy intenso por tu organismo tendiendo al anaeróbismo y al poco tiempo de estar moviendote vas a empezar a sentir taquicardia, aumentará tu frecuencia respiratoria más de lo normal y por ende vas a empezar a descoordinar con la consecuencia de no poder seguir el ritmo del baile de una manera correcta.

Para que lo anterior no te suceda deberás entrenarte para que siempre te encuentres dentro de una zona aeróbica de baja intensidad y de una exigencia de fuerza de piernas mínima. De esa manera podrás tomar sin inconvenientes una, dos o las clases que quieras y una detrás de la otra de querer hacerlo.

¿Cómo mejorás tu baile?

De dos maneras:

1.- Bailar, bailar y…. obviamente bailar

La primera y la más importante es bailar. No te queda otra y además es la más divertida.

Asistir a más clases hará que internalices los movimientos específicos de la salsa pudiendo con el tiempo incrementar la intensidad y complejidad de los mismos. Además mejorarás levemente la fuerza, la flexibilidad y la resistencia específica del baile. Sin olvidarnos de la coordinación que es la capacidad física que más se desarrolla con la salsa.

Por ejemplo si solés ir 2 veces por semana y tomás una hora de clases, luego de un tiempo eso ya no será suficiente y deberás, si querés seguir mejorando, asistir a dos clases seguidas o ir tres veces por semana.

Pero si no tenés un acondicionamiento físico acorde, para poder aumentar esa cantidad de veces que necesitás asistir a más clases para perfeccionar tu nivel de baile, estás en problemas.

2.- Estado físico adecuado para bailar

Por lo tanto la segunda manera de mejorar tu baile es desarrollar tu estado fisico general para lograr sacarle a las clases un mayor provecho cuando las tomes; y de esta forma acelerar los procesos de recuperación y adaptación que te permitirán rendir mucho mejor que antes.

¿Cuales capacidades tenés que desarrollar?

  • Capacidad cardiorespiratoria: La mejora de esta capacidad hará que puedas mantener por más tiempo la misma intensidad de trabajo con la que antes no lograbas completar la hora de clase.
  • Flexibilidad: un incremento en ésta, principalmente de hombros, cadera y columna hará que puedas hacer figuras más complejas sin sufrir ningún tipo de lesión que de padecerla te dejaría fuerza de las pistas por un tiempo perdiendo todo lo que lograste y por sobretodo… desesperándote por no poder ¡¡BAILAR!!
  • La fuerza: es muy importante un incremento en tus niveles de fuerza de tu zona media (abdominales, paravertebrales y lumbares), y principalente de las piernas, ya que son las que hacen el mayor trabajo haciendo que tu cuerpo lo sientas más liviano.

¿Cómo es esto de sentirte más liviana?

Lo voy a hacer con números redondos para que sea sencillo.

Imaginate que pesas 100 kg. y que nunca hiciste un entrenamiento de fuerza de piernas. Por ende tenés una fuerza para aguantar ese peso corporal de 100 kg.

Ahora se te da por hacer un periodo de entrenamiento con el objetivo de aumentar el nivel de tu fuerza de piernas y luego de un tiempo las mismas pasan a tener una fuerza de 130 kg.

Esto quiere decir que tu peso actual ahora representa para tus piernas un 30% menos que antes, porque incrementaste tu fuerza, y por ende vas a sentir tu cuerpo más liviano para hacer los diferentes movimientos.

Llevándolo a las clases cada vez que te desplaces, te muevas, gires y/o te agaches estarás gastando menos energía y te vas a cansar menos.

Y ya que estamos te la dejo picando… y ¿qué pasa si además de mejorar tú fuerza de piernas bajas de peso? Lo dejo a tu análisis.

Hay muchas maneras de mejorar la fuerza, la resistencia y la flexibilidad y cada persona partirá de una situación particular y en base a su estado actual de rendimiento (performance) se trazarán los objetivos a cumplir para lograrlo.

Conclusión

Ya sea que sólo asistas a clases para despejarte de un día atareado o para mejorar tu nivel, estoy seguro que te gustaría poder bailar cada día un poco mejor, de lo contrario te aburrirías y comenzarías a perder la motivación.

Sin importar si estás en un nivel inicial o avanzadao, si querés mejorar tu nivel de baile es necesario que concurras a muchas clases y que salgas a las pistas a practicar lo aprendido. De esta manera garantizarás la fijación de hábitos estabilizando la técnica y logrando un estilo propio que te caracterice.

Para ello deberás contar con un estado físico que te permita poder disfrutar de las clases todo el tiempo que quieras y sin cansarte. De lo contrario no lo podrás hacer de la mejor manera y deberás hacer un entrenamiento físico aparte, adaptado a tu situación en particular, para remediarlo.

Espero el artículo te haya servido y ante cualquier consulta sobre entrenamiento para mejorar tu estado físico orientado al baile no dudes en comunicarte con nosotros que te asesoraremos a la brevedad.

 

Prof. Nicolás Vigario

 

Nicolas Vigario

Personal Trainer
Profesor Nacional de Educación Física
Entrenador Nacional de Musculación y Levantamiento Olímpico de Pesas
Especialista en Reacondicionamiento Físico y Metabólico