Combatir la obesidad con actividad física

From the Blog

Combatir la obesidad con actividad física

En situaciones de obesidad el metabolismo muscular no cumple bien la función de oxidar los ácidos grasos, además de eso, se suma la resistencia a la insulina (capacidad disminuida de la insulina para promover el transporte de glucosa al músculo esquelético y tejido adiposo) y todo ello confluye en un amento de depósitos de grasa a nivel muscular.

Estudio Científico

Un estudio llevado a cabo por Kelley y Simoneau en 1999 muestra como las alteraciones del metabolismo de los ácidos grasos (AG) se asocia con obesidad y resistencia a la insulina y por otro lado cuales son los efectos de la pérdida de peso a través de una restricción dietaria, sin manipulación de la actividad física, para no alterar el metabolismo de lípidos y carbohidratos.

Dentro de los resultados obtenidos se observó que los sujetos obesos:

  • Poseen una menor sensibilidad a la insulina
  • Tienen una menor oxidación de AG en ayuno y en presencia de insulina
  • Acumulan mayor cantidad de AG intramusculares que los sujetos delgados

Los sujetos en promedio perdieron 14 kilos de los cuales 10 correspondieron a Masa Grasa y 4 a tejido muscular. No se presentó variaciones en la capacidad máxima de absorción de O2 pero si se obtuvieron cambios metabólicos (reducción de insulina y leptina plasmáticas en ayuno, disminución de triglicéridos y colesterol, descenso de la frecuencia de consumo y depósito de ácidos grasos, reducción de la densidad mitocondrial).

Entre los efectos adversos de la pérdida de peso magro (tejido muscular) está el menor riego sanguíneo muscular, reducción del gasto energético del músculo, disminución de la extracción de AG musculares, entre otros.

Cómo combatir la obesidad

Para combatir la obesidad es necesario hacer actividad física ya que provoca un efecto beneficioso en el metabolismo y características histoquímicas del músculo (mayor uso de glucosa, cambios en el metabolismo del glucógeno, insulino sensibilidad y síntesis de proteínas, entre otras).

Además, al hacer ejercicio no se producen los efectos adversos que generan las dietas hipocalóricas ya que se evitan la pérdida de tejido muscular y la reducción de la tasa metabólica basal.

Para poder lograr todos estos beneficios la actividad física prescrita debe ser bien dosificada, según intensidad y volumen, y así se inducirá a una prevención o mejoría de estos cuadros patológicos y a un reestablecimiento de la condición física, sin importar la edad, sexo o etnia.

Espero que el artículo te haya sido útil y ante cualquier consulta sabés que en Bs As Personal Trainer estamos para ayudarte.

Prof. Nicolás Vigario

Nicolas Vigario

Personal Trainer
Profesor Nacional de Educación Física
Entrenador Nacional de Musculación y Levantamiento Olímpico de Pesas
Especialista en Reacondicionamiento Físico y Metabólico